Las puestas de sol de Myanmar

Cuando me preguntan qué es lo que más me gusta de Myanmar siempre digo lo mismo, la gente y sus puestas de sol. Y es que si las sonrisas eternas son un regalo contante,  ver ponerse el sol un privilegio diario.

No hay una sola ciudad donde no haya disfrutado de uno de los pasatiempos más comunes del país. Y cada tarde, cuando me sentaba a ver el cielo transformarse de colores, ya fuera sobre el mar o los templos, pensaba: ojalá pudiera compartirlo.

Y qué maravilla estar haciéndolo ahora y, sobre todo, estar recordando cada uno de ellos escribiendo estas líneas.  Voy a deciros cuáles son los mejores lugares para disfrutar de la puesta de sol en Myanmar y espero que no os perdáis ni uno.

Shwedagon Pagoda

pagoda de oro en yangon

Viví mi primera puesta de sol en uno de los lugares más mágicos, la Shwedagon Pagoda. Y por mucho que había leído sobre lo espectacular que era, no hizo sino superar mis expectativas.

Después de pasar el día paseando por Yangón fui a acabarlo a la Pagoda más grande del país. Estupas y pequeños altares de oro se amontonan unos sobre otros, los templos empiezan a llenarse y la luz poco a poco a caer.

Y entonces llega la magia, porque la pagoda está en lo alto de la montaña y el sol empieza a bajar y a reflejarse en todas y cada una de las láminas de oro. Y todo se transforma en oro también.

Y mirar a lo alto es prácticamente imposible. Y cegador.

Los monjes se agolpan y los rezos son cada vez más altos. Piel de gallina. Impresiona tanto que solo pude sentarme y observar. Y estuve allí como dos horas, hasta que ya se hizo totalmente de noche y pude salir de mi ensoñación.

Hpa-an: El Monasterio de Kyauk Kalap

monasterio hpa-an

Ya he hablado de este singular monasterio en lo alto de una montañita y en medio de un lago en el post sobre Hpa-an. Además está en medio de un valle desde donde se ve el Río Thanlyin rodeado del Monte Zwegabin.

Y cuento todo esto para poneros en situación y que entendáis por qué es exactamente en este lugar donde tenéis que ver la puesta de sol cuando estés en Hpa-an.

Sentaos  alrededor del monastetrio, podéis hacerlo disfrutando de un zumo o una cerveza en una de sus terracitas. El sol se pondrá detrás de la montaña y transformará, tanto el lago como el río, en un tono anaranjado. No sabrás donde acaba el agua y empieza la montaña, porque todo será de unos preciosos tonos ocres.

Si vas en época de lluvias, además habrá algunos campos inundados y esto no hará más que convertirlo todo en mucho más hermoso. Mas agua, más reflejo, igual a más magia. Prometido

Hpa-an: la cueva de los murciélagos

Si eres amante de las experiencias fuertes o las pelis de terror, sin duda vas a tener que ver desde aquí la puesta de sol.

Y es que a medida que la luz va cayendo, los murciélagos empiezan a despertar y volar en círculos sobre la cueva. En tan solo unos minutos habrá tantos sobre tu cabeza que no sabrás donde acaban las alas y empieza la cueva.

Aviso: esta experiencia no es apta para miedosos. De verdad, impresiona mucho.

Mawlamyine

Aunque este pueblo no suele aparecer en las rutas típicas de Myanmar, fue una de mis paradas favoritas. Bañada por el río Thanlyin y llena de hisotrias mágicas de monjes, es otro de los lugares donde disfrutar de preciosos atardeceres.

Tengo dos lugares favoritos:

Ver atardecer cenando con vistas al río:

puesta de sol en myanmar

yo fui a un retaurante llamado “Grandmother and Grandfather”, preguntad por él, está al lado de los cines y, por supuesto, frente al río en la Calle Strand Strand Road. El nombre no está en inglés, solamente en Birmano. Por eso os recomiendo que preguntéis a los locales, es muy conocido y está a unos minutos del mercado.

Si llegas pronto seguro que consigues encontrar mesa fuera, pude tu cerveza, tu comida y prepárate para el espectáculo sobre el río.

Dicen que es uno de los más bonitos del país, pero que van a decir los aldeanos… para cada uno, el suyo siempre es el mejor.

Atardecer sobre la Kyaikthanlan Pagoda.

Está en lo alto del pueblo y las vistas son espectaculares. Mawlamyine, el río y el valle completo. Una vista de pájaro realmente privilegiada.

Sobre el Monte Popa

Si te decides por esta opción, yo te recomiendo que, en lugar de hacerlo desde el propio monte, vayas al Mont Popa Resort. Lo mejor es que desde su piscina (o desde una de tus habitaciones si tu presupuesto es alto), podrás ver un atardecer increíble.

Un maravilloso cielo rojo rodeando el valle con el Monte Popa como broche final.

Si no os alejáis en el hotel podéis pagar 10 dólares por entrar a la piscina y pagar una bebida. ¿No es mal plan verdad?

atardecer monte popa

En lo alto de un templo de Bagán

Seguro que ya sabes que Bagán también debería titularse: “aventuras en Bagán” porque el reto es conseguir subir a lo alto de un templo. ¿Y para qué? Pues para ver la salida o la puesta del sol.

Tengo dos templos favoritos en Bagán para ver la puesta de sol:

En la Mandalay Hill

Y claro que, como su propio nombre indica, está en los más alto de Mandalay. Para llegar hasta aquí tienes dos opciones: la tradicional y la de los turistas.

La tradicional supone una media hora de subida interminable de escaleras. Llegará un punto en el que pensarás que ya has llegado a lo más alto, porque se acaba el recorrido. Pero no, es que hay un punto que empezaron a reformar y nunca terminaron, atraviésalo y continúa el ascenso.

Vas a encontrarte, seguro, con muchos monjes que suben también. Aprovecha para hacer el camino con ellos y charlas. ¡Les encanta! Y seguro que te enseñan muchas cosas interesantes.

La opción turística consiste en hacer lo mismo, pero en un ascensor que te sube a la cima en un minuto. Desde luego es rápido, pero la experiencia no es la misma.

Desde lo alto de la montaña disfrutarás de unas privelegiadas vistas de toda la ciudad. Si durante el día ya has estado recorriéndola es muy divertido tratar de encontrar los puntos donde ya has estado.

Desde una barca en el Lago Inle

atardecer lago inle

Esta es la opción para lo más perezosos. Si te gusta dormir un poquito más y no has madrugado para ver amanecer sobre el lago, no te pierdas el final del día.

Cuando estés pasando el día recorriendo los pueblos flotantes del Lago Inle te darás cuenta de que el azul dl agua se mezcla con el cielo cielo. No sabes donde acaba una y empieza la otra. Pues imagínate cuando el cielo se transforme en rojo y cubra de fuego también las aguas. El espectáculo está asegurado.

Consejo, lleva una prenda de abrigo que, en cuanto se va el sol, sobre el lago refresca.


Booking.com

que hacer en myanmar

Nuevas ciudades y nuevas rutas para tu viaje

ÂżTe vienes a Myanmar?

ApĂşntate a la Newsletter para no perderte nada

¡Gracias!